Ingenieria en Software

Qué es la eSIM, la tarjeta llamada a ser la SIM de tu futuro smartphone

Qué es la eSIM, la tarjeta llamada a ser la SIM de tu futuro smartphone

Las tarjetas SIM tal y como las conocemos podrían tener las horas contadas. Hace unos días el diario Financial Times y otros medios de comunicación importantes desvelaron que Apple, Samsung y la GSMA defienden la puesta a punto de una tarjeta SIM electrónica que nos permita prescindir de la SIM física que requieren actualmente todos los teléfonos móviles.

El respaldo de estas tres entidades es importante, pero, al parecer, no son las únicas que apuestan por la eSIM. Algunas de las operadoras más relevantes del planeta, como AT&T, Verizon, China Unicom, Deutsche Telekom, Etisalat, Telefónica, Vodafone y Orange, entre otras, también creen en la eSIM. En un principio la posibilidad de prescindir de la SIM tradicional puede simplificar y agilizar el cambio de operadora, pero también plantea muchas dudas que aún están en el aire y que los usuarios tenemos que conocer para valorar si realmente la eSIM es tan interesante como la pintan. Veamos qué sabemos hasta ahora.

¿Qué es la eSIM?

La eSIM cuando esté lista no será otra cosa que una tarjeta SIM electrónica que no requerirá la inserción de una SIM física en nuestros teléfonos móviles, tablets, ordenadores portátiles o en cualquier otro dispositivo móvil con conectividad a las redes de telefonía. Por esta razón, estos dispositivos, lógicamente, tampoco necesitarán tener una ranura para tarjetas SIM, por lo que los fabricantes de hardware dispondrán de más espacio en el interior de sus soluciones, aunque en principio, y dado el reducido tamaño de las micro-SIM y las nano-SIM, el espacio liberado no parece que vaya a ser exagerado (la propia eSIM ocupará algo de espacio).

La eSIM es una tarjeta SIM electrónica que nos permitirá prescindir de la SIM física a la que estamos acostumbrados

La ventaja más evidente que la eSIM puede representar para los usuarios es, como he mencionado al principio del post, la posibilidad de simplificar y agilizar bastante la burocracia a la hora de cambiar de operadora. Incluso podría simplificar el cambio del plan de datos dentro de una misma operadora. Sin embargo, para que esta SIM embebida llegue a buen puerto debe superar con éxito un reto importante: sus especificaciones deben ser aceptadas por las operadoras, los fabricantes de smartphones y las empresas que actualmente están fabricando las tarjetas SIM físicas.

 

Posibles desventajas de la SIM electrónica

Como hemos visto, las aportaciones de la eSIM están bastante claras, pero hay varios apartados que, por el momento, despiertan muchas dudas. Quizás el más preocupante para los usuarios tiene que ver con los trámites que será necesario realizar para transferir nuestra eSIM de un smartphone a otro si el primero se nos estropea por la razón que sea (un golpe fuerte, se nos moja, etc.). Actualmente solo tenemos que extraer nuestra SIM de un móvil e introducirla en otro para no quedarnos sin servicio, pero no está claro que con la eSIM este proceso vaya a ser tan sencillo y rápido.

 

El éxito de la eSIM no dependerá solo de las empresas que la respalden; también son muy importantes los beneficios que percibamos los usuarios frente a la SIM tradicional

--fin--

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *